¿Cómo dejar el chupete?

¿Cómo dejar el chupete?

Todo padre sabe que en algún momento tendrá que lidiar con la separación del chupete, pero es un hecho que suele ocasionar preocupación en los papás que temen a dicho momento. Te vamos a brindar algunos consejos para que guíes a tu hijo en cómo dejar el chupete.

Es probable que tu bebé ame su chupete y no lo deje por nada, pero cuando el reflejo de la succión desaparece, alrededor del año, es un buen momento para que abandone el hábito.

Claro que esto no tiene por qué ser un acto de autoritarismo, sino que más bien debe ser un camino en el cual acompañes a tu bebé hasta otra etapa, donde adquiere mayor independencia y otras habilidades, y abandona el chupete.

Cuanto antes se inicie la separación del chupete, tanto mejor, pues de lo contrario, el hábito se asentará más y será mucho más difícil abandonarlo. De todos modos, debemos tener en cuenta que todos los bebés son diferentes, algunos ni siquiera utilizan chupete, otros lo abandonan por sí mismos, mientras que otros se aferran a él con uñas y dientes.

El proceso de despedirse del chupete puede ser paulatino, no necesita que lo dejen de golpe. Puedes comenzar quitándoselo de día y dejándoselo para dormir.

¿Cómo dejar el chupete?

Algunos consejos para saber cómo dejar el chupete

Retirarlo tempranamente: algunos papás optan por quitar el chupete a su bebé a los tres meses, cuando es más fácil, pues sólo tendrán que aguardar a que deje de extrañarlo, en lugar de tener que negociar con él, como ocurriría en un bebé más grande.

Sabotaje: hay padres que emplean tácticas especiales para que su retoño pierda interés en el chupete y proceden a alterarlo para que ya no le brinde la satisfacción como antes. Una de las tácticas es hacer un pequeño orificio en la punta con una aguja, para que el chupete se torne más blando y deje pasar el aire. También pueden utilizar la vieja táctica de untarlo con alguna sustancia amarga que le dé mal sabor.

Pérdida: es muy simple, la próxima vez que se pierda el chupete de tu bebé, no o busques. También puedes perderlo a propósito. Si permites que tu pequeño lo busque también, terminará por resignarse a la pérdida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*