Ventajas y desventajas del chupete

Ventajas y desventajas del chupete

Es muy común utilizar el chupete como ayuda para reconfortar al bebé. El primer contacto del bebé con este objeto suele ser en las primeras horas de nacido y produce en él un efecto tranquilizante, pero también tiene efectos negativos. Conoce las ventajas y desventajas del chupete.

Ventajas del chupete

Desde el vientre materno, el bebé desarrolla el reflejo de la succión que posteriormente le ayudará cuando llegue el momento de alimentarse. Dentro del vientre, el bebé recurre a su dedo pulgar para ejercitar la succión y calmarse. Este reflejo persiste normalmente hasta el año de edad y desaparece de forma natural.

Cuando el bebé nace, el reflejo de succión le ayuda a extraer su alimento del pecho materno, pero una vez culminada la toma, el reflejo no desaparece de manera automática, por lo que el bebé puede mostrarse intranquilo o molesto. Es allí que interviene el chupete, para confortarlo y calmar su necesidad de succionar entre las tomas.

Otra ventaja del chupete es que ayuda a tranquilizar al bebé y mantenerlo ocupado cuando está irritado. Hay momentos en que el bebé se siente solo o aburrido y el chupete lo calma.

De todas formas, no debemos tomar al chupete como la panacea, pues el bebé podría estar intentando comunicar alguna otra necesidad.

Ventajas y desventajas del chupete

Desventajas del chupete

Como contrapartida de los beneficios del chupete, tenemos una serie de riesgos que debes contemplar.

El chupete puede interferir en la lactancia, pues el uso prolongado del chupete que requiere de una succión diferente a la de la lactancia materna, puede dificultar la adquisición de la técnica apropiada, por lo que el bebé no lograría tomar la cantidad de leche necesaria, además de que no pasaría el tiempo suficiente succionando el pezón materno, con lo que no estimula la producción de leche. Por esto se recomienda que no se dé el chupete antes de los 15 días de vida.

El chupete puede provocar deformaciones en el paladar de tu hijo y problemas de dentición. Estos problemas generalmente se solucionan suspendiendo el chupete, a menos que el niño se más grande. También se vincula el uso del chupete con la aparición de caries dentales, porque el chupete suele retener restos de alimento.

El uso de chupete favorece el paso de bacterias de la nariz y la garganta al oído medio, con lo que aumenta el riesgo de sufrir otitis.

El chupete puede además, provocar una serie de accidentes que pueden ser graves. En caso de caídas, el escudo de plástico puede herir al niño. Los collares que se usan para no perderlo pueden ocasionar estrangulamiento. El niño puede tragar trozos del chupete si se rompe, lo cual podría obstruir sus vías respiratorias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*